La No – Mezquita de Córdoba: Historia de una usurpación

Dice el DRAE que latrocinio es la acción propia de un ladrón y éste quien robe o hurte y qué duda cabe que aquí se explaya el término con una altanería indecente, pues no sólo el Estado ha permitido que un Monumento Patrimonio de la Humanidad acabase en manos de una Entidad privada, la Iglesia Católica (ICAR) ¡y por 30€! sino que además tenemos que  soportar que hagan  escarnio con  la hazaña.

Recordemos cómo la Amortización de Aznar conocida como la modificación de la Ley Hipotecaria de 1998[1] rescatando por Decreto una viaje Ley franquista, cedía los derechos públicos a la ICAR permitiéndola apropiarse de cualquier terreno o inmueble público sin registrar, simplemente con que el Obispo de turno -cual Notario- afirmara que pertenecía a la Iglesia, y ha supuesto el expolio de miles de bienes provocando docenas de denuncias y ya algunas sentencias en contra de este abuso de la ICAR.

Concretamente este atentado a la Democracia ha estimulado incluso la creación de una Plataforma de damnificados en Navarra, que hacen un seguimiento de cada expediente de inmatriculación de los que tienen conocimiento[2].

Por desgracia no ha sido suficiente con unos pocos cientos  de voces y la dejadez y apatía de esta sociedad en el resto del Estado permite que sucedan hechos extraordinarios como el que rescatamos de la hemeroteca y que nos sirve de introito a la primera parte de este artículo, cuando la ICAR inmatriculó a su nombre la Mezquita de Córdoba (Patrimonio de la Humanidad) el 2 de marzo de 2006[3]. Como adelantábamos “José María Aznar, entonces presidente, cambió la ley hipotecaria en 1998 para permitir a la Iglesia apropiarse de edificios de dominio público, aunque sean patrimonio de todos los españoles: basta con que el señor obispo dé fe y certifique que pertenecen a la Iglesia, sin necesidad de notario.”[4]

Un chollo en toda regla[5]. En el caso de la Mezquita de Córdoba “… solo hay que gastar en imprimir las entradas y en restar los impuestos… las ganancias rozarían los 7 millones de euros. Bueno, algo más. Casi 8, porque por entrar a la Mezquita no te emiten factura, por lo que, según relata Escolar, “es dudoso que el dinero recaudado pague impuestos: se considera un donativo y, como tal, está exento de tributación. El obispado de Córdoba dispone de la Mezquita como su absoluta propiedad. También decide quién puede trabajar en ella como guía y quién no. No es raro que haya días en los que se cierre el acceso a los turistas porque hay, por ejemplo, una convención de sacerdotes en su interior. Sin embargo, los gastos de restauración y conservación no los paga la Iglesia: los cubre el Estado”. Como ocurrió en 2006 con los 3,4 millones de euros con los que se financió su restauración”[6]

Estando así las cosas, la ICAR desatada y el Gobierno dócil y obediente, el siguiente paso ni sorprendió ni se hizo esperar,  porque una vez que se apropiaron de lo que no les pertenece empezaron a mostrar su  verdadero rostro hasta el punto de tergiversar las palabras, inventarse la realidad y manipular la historia a su antojo para que diga lo que no dice, algo que desgraciadamente nos suena mucho a l@s pagan@s ¿verdad?

El penúltimo episodio de escasa repercusión social demuestra que la vorágine y quizá la inmoralidad de la ICAR no tiene límites, como la pasividad del Estado. En aquella ocasión (10/10/2010) el Obispo de Córdoba D. Demetrio  Fernández, nos reveló su plan sobre el Patrimonio de la Humanidad que ha  caído en sus manos, la Mezquita de Córdoba:

“ha considerado “del todo inoportuno” que se denomine “mezquita” a la conocida como Mezquita-Catedral de Córdoba, pues en su opinión “confunde al visitante”, por lo que ha solicitado que se elimine el término de los carteles de información y de promoción turística.”[7]

Hoy, cuando la Mezquita de Córdoba ya no es mezquita y será de Córdoba mientras la ICAR no diga lo contrario, seguimos esperando que el Estado abandone la Teocracia con la que siguen coleando, mientras, los Cultos Paganos seguimos esperando que el Estado reconozca el Derecho de nuestros creyentes a practicar en igualdad su Libertad Religiosa, algo que no ocurre.

Justificarse, como lo hacen, diciendo que tienen derecho a quedarse con un Patrimonio del Pueblo, que no suyo, porque ese mismo pueblo construyó un oratorio neo-católico antes de construirse la Mezquita, al menos nos da un aliento, pues reconocen implícitamente que el 90% de sus templos habría que demolerlos y devolvérnoslos a la Comunidad Pagana, sobre la que construyeron sus ermitas y  catedrales ¿Aplicarán su razón a ellos mismos? Lo dudamos.

[1] Real Decreto 1867/1998, de 4 de septiembre, por el que se modifican determinados artículos del Reglamento Hipotecario.
[2] Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro. También en Público.es.
[3] “Compre la Mezquita de Córdoba por 30€”.
[4] Yahoo! Noticias.
[5] Elplural.com
[6] Yahoo! Noticias.
[7] El  Faro digital.es

Publicado en: http://wiccaceltibera.wordpress.com/2012/05/07/la-no-mezquita-de-cordoba/

Historia de la usurpación de la Mezquita de Córdoba

La Mezquita de Córdoba fue construida entre los años 780 y 785 por Abderramán I. Doce siglos después, el 2 de marzo de 2006, la Iglesia Católica inscribió el inmueble a su nombre en el Registro de la Propiedad número 4 de Córdoba (tomo 2381, libro 155, folio 198). El trámite costó apenas 30 euros.

Tal robo fue posible por dos milagros.

El primero, que José María Aznar cambió la Ley Hipotecaria en 1998 para permitir a la Iglesia apropiarse de edificios de dominio público, aunque sean patrimonio de todos los españoles: basta con que el señor obispo dé fe y certifique que pertenecen a la Iglesia, sin necesidad de notario.

El segundo milagro, que disponer de un edificio de 23.400 metros en pleno centro de Córdoba le sale gratis a la Iglesia: no paga el IBI y tampoco se ocupa de los gastos de conservación.

La entrada en la Mezquita de Córdoba cuesta 8 euros por persona; al año recibe más de un millón de visitantes. No te entregan factura y es dudoso que el dinero recaudado pague impuestos: se considera un donativo y, como tal, está exento de tributación. El obispado de Córdoba dispone de la Mezquita como su absoluta propiedad. También decide quién puede trabajar en ella como guía y quién no. No es raro que haya días en los que se cierre el acceso a los turistas porque hay, por ejemplo, una convención de sacerdotes en su interior. Sin embargo, los gastos de restauración y conservación no los paga la Iglesia: los cubre el Estado.

Desde 1998, la Iglesia ha inscrito a su nombre cientos de edificios, muchos de ellos financiados por los vecinos de cada pueblo o ciudad. Zapatero no cambió la ley en ocho años, Rubalcaba prometió reformarla en su programa electoral. Es improbable que tal abuso lo vaya a eliminar el PP pero, con algo de suerte, tal vez la Unión Europea obligue al Gobierno a cobrar el IBI a la Iglesia, igual que ha hecho con Italia. No es poco dinero.

Que la Iglesia esté exenta de pagar algunos impuestos, un privilegio medieval, nos cuesta 3.000 millones de euros al año, según Europa Laica. Es una décima parte del déficit que le falta por recortar a Rajoy.

6 comentarios

  1. Se te olvida decir que se construyó sobre una iglesia cristiana y que desde el año 1236 la mezquita se transformó en una catedral cristiana.

  2. La Mezquita de Córdoba no es patrimonio nacional, sino que fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco junto con el Centro histórico de Córdoba, no la mezquita en sí sino todo el conjunto de edificios y monumentos que engloba. Vayan ustedes a decirles a los propietarios de las viviendas incluidas que han perdido la titularidad de sus propiedades a ver que les contestan.

    Si tanto les molesta que no se cobre IBI por según que edificios de la Iglesia, más les valdría darse una vuelta por todos los comedores sociales(llenos a rebosar y con largas colas), hospitales, colegios, museos, edificios históricos etc a los que la Iglesia sustenta. A lo mejor sentirían un poquito de humanidad cosa de la cual por lo visto carecen.

  3. Los miles de visitantes que tiene anualmente la Mezquita de Córdoba y que dejan 8 millones a la Iglesia Católica, (sin pagar por ello ni IVA ni IBI) no lo hacer para ver una antigua iglesia cristiana que no existe. Además, La Mezquita de Córdoba está incluída como parte del Patrimonio Nacional, por tanto no debería aparecer la Iglesia como su propietaria.

  4. La Mezquita de Córdoba, además de estar declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, también lo está en España como «Bien de interés cultural» en la categoría de monumento. Lógicamente un bien de este tipo forma parte del patrimonio estatal.

    Es un despropósito el que algo que pertenece al pueblo español como es la Mezquita, la haya registrado el Arzobispado de Córdoba a su nombre con un costo de 30 euros. Esto gracias a la Ley Hipotecaria franquista del 1946 y poteriormente ampiada a los edificios de culto en el 1998 por el gobierno de Aznar. Sin embargo, los gastos de restauración y conservación no los paga la Iglesia: los cubre el Estado, como ocurrió en 2006 con los 3,4 millones de euros con los que se financió su restauración.

    Los comedores sociales que aludes (Cáritas supongo), en el último ejercicio fiscal (2010), esta institución invirtió 247,5 millones en acciones de lucha contra la pobreza, de las que se beneficiaron 6,5 millones de personas dentro y fuera de España. De esos recursos, el 64,89% procede de donaciones privadas (socios, colectas, empresas, etcétera, por un total de 160,6 millones de euros); el 35,11% lo pagan entes públicos (Hacienda a través de la casilla de Fines sociales en el IRPF, Gobiernos central y autonómicos, Ayuntamientos, etcétera, por un total de 86,9 millones), y apenas el 2,17% les llega de la Conferencia Episcopal Española (5 millones en 2012).

  5. Estimada María, la Mezquita no se construye exactamente sobre una iglesia, sino sobre una Basílica, en concreto visigótica y dedicada a San Vicente (s. V e.a.), que no es lo mismo aunque lo parezca. Tampoco es cierto que la Mezquita se convirtiese en Catedral en 1236, sino que fue en parte templo cristiano y en parte musulmán, pues la Mezquita no deja de ser mezquita, como incluso hoy día puede notar cualquiera que haya tenido la suerte de visitarla.

    Lo que sí leo que se les olvida a todo el mundo, al mundo cristiano me refiero, es que LA BASÍLICA CRISTIANA ESTÁ CONSTRUIDA SOBRE UN TEMPLO PAGANO ROMANO (SEGURAMENTE DEDICADO AL DIOS JANO) Y ÉSTE SOBRE UN TEMPLO PAGANO PRE-CRISTIANO.

    Dicho esto y siguiendo las tésis episcopales, la Mezquita de Córdoba pertenecería por derecho de antigüedad a la Comunidad Pagana, ni a la musulmana ni por supuesto a la católica.

    Ah… y sí, por si te lo preguntas, sí existe una amplia representación religiosa pagana en este país que según la Iglesia Católica debería tener todos los derechos sobre la misma.

    Por nuestra parte y en mi función de representante de parte de esa Comunidad, entiendo que la Mezquita pertenece al pueblo que se dejó la piel y su esfuerzo en construirla, cuidarla y mantenerla, pues es un bien de toda la ciudadanía que no debe «regalarse» a una Entidad privada.

    En cuanto al IBI y los comedores, hospitales, Cáritas, etc., me gustaria recordarte que mientras que las AAPP subvencionan entidades como Cáritas con un 38% del presupuesto total de esta Entidad Social, la Iglesia Católica, de la que depende, lo hace en un 2% y del dinero que recaudan muchos entendemos que inconstitucionalmente a través del IRPF. Pero es más, de la ayuda social que recibe directamente la Iglesia Católica de los Presupuestos Generales del Estado marcando la casilla correspondiente, el 80% de esa cantidad va destinada en pagar el suedlo y la Seguridad Social de los sacerdotes y la otra parte para gastos de la Conferencia Episcopal, que dedican, por ejemplo, en pagar la publicidad con la que patrocinan que se marque su casilla.

    Y es de la otra casilla, de la que se supone que va a «otros» fines sociales, de donde el Estado detrae más de 100 millones de € en subvencionar a las entidades Caritativas de la Iglesia Católica. Ya ni la cuento cómo se distribuyen los otros 11.000 nillones que recibe ANUALMENTE la Iglesia Católica del Estado en ayudas y subvenciones, como por ejemplo los 700 MILLONES DE € que recibe la Iglesia Católica del Estado ACONFESIONAL para pagar el sueldo de los profesores de religión católica que contrata la misma Iglesia Católica. Aunque creo que ya te han aclarado con datos mucho más precisos buena parte de lo que no he podido guardarme.

    En cuanto al pago del IBI, nadie cuestiona cobrarlo de los lugares dedicados al Culto, sino de los que no lo son. Como por ejemplo parkings o edificios de alquiler.

    Por cierto, los gastos de mantenimiento del Patrimonio como el caso de la Mezquita mundial, los paga el Estado, no la Iglesia Católica.

  1. Pingback: »

Responder a localhost/www.plataforma-ekimena.org Eliminar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

De acuerdo con lo establecido por el REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (RGPD), el usuario queda informado y presta su consentimiento a la incorporación de sus datos a un fichero del que es responsable Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro – Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma con la finalidad de llevar a cabo los programas contratados, informarle sobre los productos y servicios solicitados, así como el envío de comunicaciones comerciales sobre los mismos. Le informamos también sobre sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición y portabilidad de los datos, que podrá ejercer en info@plataforma-ekimena.org. Los datos personales suministrados no serán cedidos ni comunicados, ni siquiera para su conservación, a terceras personas.