Lerga insta al Arzobispado a devolver la iglesia de Abaiz antes del 1 de enero

El pueblo de Lerga, encabezado por su Ayuntamiento, ha exigido la devolución de la iglesia del despoblado de Abaiz, inmatriculada por el Arzobispado en septiembre, para que el próximo 1 de enero «el nuevo año comience con todo como estaba». Así lo expresa el alcalde, Iñaki Iriarte, quien informará esta noche a sus vecinos de esta decisión. Tendrá que ser el párroco, Fermín Macías, quien traslade a la institución la exigencia, en principio verbal, transmitida por el alcalde en una tensa visita con el sacerdote. «Sólo queremos que nos devuelvan lo que nos han robado», expresó Iñaki Iriarte.

Alcalde, concejales y miembros de la recién creada comisión para la defensa de Abaiz se reunirán hoy con los vecinos a la hora prevista para una reunión con el sacerdote, encuentro que no se llevará a cabo, según Iriarte, porque «su actitud está muy clara al no reconocer que nos ha quitado la iglesia de Abaiz». Asegura el alcalde que Macías pretende que el Ayuntamiento consulte sus escrituras con un jurista que determine la veracidad de la propiedad. «El Ayuntamiento no tiene nada que mirar. Lo tiene muy claro. Ha sido él el que ha provocado que el Arzobispado registre la iglesia a sabiendas de que era nuestra. El secretario le enseñó las escrituras, e incluso le dio una copia que él llevó».

Por su parte, el párroco mantiene que fue el Arzobispado quien inmatriculó Santa Elena de Abaiz a petición del Ayuntamiento de Eslava, al que pertenece eclesiásticamente, aunque se encuentra en el término municipal de Lerga, cuando dicho consistorio supo que Lerga trataba de hacer nuevas escrituras aprovechando la concentración parcelaria. Afirma además que, sin embargo, él aportó la copia de la escritura para reafirmar la propiedad municipal y dijo no querer saber nada al respecto. El sacerdote, consciente de los vínculos que los de Lerga tienen con el despoblado, opina a su vez que éste es un conflicto entre dos pueblos.

Desde 1927, cuando el despoblado fue vendido por su propietario, el Duque de Granada, a una sociedad formada por vecinos de Lerga,» «incluida la iglesia claramente descrita en las escrituras», apunta Iriarte, se mantuvo la tradición: «las reliquias para Eslava, y las tierras para Lerga», como recuerdan los mayores del lugar.

Fermín Macías expresa que está dispuesto a buscar una solución «que lleve la paz a todos. No es tan sencillo devolver la iglesia a Lerga. Hay que tener en cuenta a los de Eslava». Pero el alcalde lo ve claramente: «Jamás ha existido tal conflicto entre nosotros. Es el cura el que nos quiere enfrentar ahora».

Diario de Noticias, 03/12/2011

Un comentario

  1. Con la secta habéis topado. Sin la independencia de Roma ., lo tenéis claro. El nacional-catolicismo es avariciosa por naturaleza y la decencia ya hace mucho que la perdieron.

Responder a remigio lll Eliminar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

De acuerdo con lo establecido por el REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (RGPD), el usuario queda informado y presta su consentimiento a la incorporación de sus datos a un fichero del que es responsable Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro – Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma con la finalidad de llevar a cabo los programas contratados, informarle sobre los productos y servicios solicitados, así como el envío de comunicaciones comerciales sobre los mismos. Le informamos también sobre sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición y portabilidad de los datos, que podrá ejercer en info@plataforma-ekimena.org. Los datos personales suministrados no serán cedidos ni comunicados, ni siquiera para su conservación, a terceras personas.