Carbón y Patrimonio

adiosrogando

De muetes, cuando nos obligaban a ir al confesionario con una periodicidad tal que casi no daba tiempo ni de llenar la talega de los pecados, recuerdo que el confesor siempre respondía con una pregunta a nuestras autoinculpaciones: ¿Cuántas veces? No bastaba decir que habías dicho una mentirijilla. Había que concretar el número de veces, ya que de ello dependía la gravedad del pecado y la penitencia posterior. Repetir una misma trola a mucha gente era agravante. Mentir para ocultar culpas mayores (ofensa al séptimo mandamiento por ejemplo) suponía ser reo de penas infernales.

Ocurre que cuando en 1215, en el concilio de Letrán, se impuso la obligación de la confesión, no existían los medios de comunicación masivos. La mentira había que repetirla a mucha gente para que fuera vox populi. Hoy día, si alguien suelta una maliciosa falsedad en televisión y luego va a confesarse, ¿cuántas veces debe confesar que ha mentido? Tantas como televidentes, me imagino, y si no, sería un agravio comparativo con todos los que hemos desgranado miles de avemarías por nuestros pecadicos infantiles.

La otra noche me dormí pensando en estas sinsorgadas después de haber visto en TVE el programa repor Con la Iglesia hemos topado, que Vanesa Benedicto hizo sobre el escándalo de las inmatriculaciones de bienes en Navarra por parte del Arzobispado. En el mismo, frente a las rotundas denuncias de los alcaldes de los pueblos que se han sentido robados, pudimos escuchar a Javier Aizpún, delegado episcopal de asuntos económicos y patrimonio. En apenas dos minutos, el ecónomo de la Iglesia navarra soltó a la audiencia dos escandalosas mentiras con intención de justificar la inmatriculación de 1.087 bienes de los pueblos.

Dijo en primer lugar que se habían inmatriculado los bienes cuya propiedad de la Iglesia «era notoria», confundiendo una vez más el uso con la propiedad. Si hay algo notorio en los pueblos de Navarra ha sido siempre quién construyó las casas de los curas, de los médicos y de los maestros; quién hizo los frontones o los cementerios; cómo se le dejó al cura algún trozo de huerta comunal, igual que al resto de vecinos; o cómo se destinó algún local municipal para actividades parroquiales. De todos los usuarios de estos bienes, sólo a la Diócesis, amparada en ese poder inmoral que le concede el 206 de la Ley Hipotecaria, se le ha ocurrido inmatricularlos a su nombre. Y de las mismas iglesias y ermitas, si algo hay notorio en todos los archivos navarros es que hasta la última campana la pagaron los pueblos. Y que éstas siempre tocaron al son que mandaban los ayuntamientos. De cómo esas propiedades colectivas de los pueblos han acabado en manos de la Iglesia de Roma es algo por lo que Aizpún y su gente tendrá que dar explicaciones en el valle de Josafat, si no les juzgan antes en este mundo, como sería deseable.

La segunda mentira fue cuando la periodista le preguntó sobre los muchos bienes inmatriculados que no eran de uso religioso. Aizpún respondió que se trataba de herencias y donaciones que recibía la Iglesia, algo totalmente falso. Las herencias y donaciones son propiedades de alguien que, generalmente, ya lo tenía escriturado. Nada tiene que ver con lo que denunciamos. Nuestra plataforma jamás ha cuestionado esas propiedades, por más que a algunos nos parezca deleznable cómo se consiguieron muchas de ellas, en los postreros actos de confesión. Tenían un dueño, éste las cedió y punto.

Bien sabía Aizpún que no era eso por lo que se le preguntaba, sino por los cientos de propiedades, casas, arbolados, pastos, huertas y edificios de uso no religioso, que han ido a parar al inventario del ecónomo episcopal por la gracia, no de Dios (el pobre nunca se metió en esos líos), sino del malhadado artículo 206.

El día de Año Nuevo, a las cinco de la tarde, los Reyes Magos, el Olentzero, alcaldes, concejales y vecinos vamos a acudir al Arzobispado de Iruña a entregarles carbón por su comportamiento. Uno de los sacos será, con todo merecimiento, para Javier Aizpún, mentiroso multimedia y administrador de un patrimonio que no le corresponde. ¿Que cuántas veces lo vamos a hacer? Quizás todos los años, hasta que lo devuelvan.

José Mari Espaza Zabalegui (Miembro de la Plataforma)

4 comentarios

  1. ¿Por qué se pone este reportaje a semejantes horas?
    Los que tenemos la suerte de seguir trabajando dificilmente lo vamos a poder ver.
    Los parados bastante tienen con lo suyo como para preocuparse del patrimonio público que aunque se devuelva al pueblo no van a ver un duro.
    Los jubilados y pesrsonas mayortes, que suelen ser los que menos duermen, a la mayoría al pertenecer a una generación con el tarro comido por la iglesia no se lo van a creer o le daran la razon a sus queridisimos y temidos obispos. En cinco minutos estarán viendo Gran Hermano o algún programa de esos QUE ESO SI ES LA VIDA DE VERDAD.
    Ya sabemos que las televisiones públicas esta condicionadas por el gobierno de turno. ¿que miedo tiene el señor Zapatero(incluyo a presidentes de CCAA también) a la iglesia católica para no haber hecho nada contra esta usurpacion de la propiedad de los pueblos?
    Porque todos sabemos de donde vienen las porpiedades de la iglesia, como se construyeron sus monumentos:
    CON EL DINERO, EL SUDOR Y LA SANGRE DE NUESTROS ANTEPASADOS.
    Quiza estos mandatarios de tres al cuarto que tenemos han decidido hacer la vista gorda a cambio de que la iglesia no se meta en temas como el aborto, la enseñanza religiosa en los colegios públicos, etc.
    Y aunque legalmente la iglesia tuviera razón, creo recordar que su carta magna habla de no aferrarse a los bienes materiales ya que son efímeros y recomienda aferrarse a los bienes espirituales que son eternos y propiedad del reino de los cielos.
    Dejemonos de chorradas, la iglesia es tan avariciosa como cualquier multinacional (farmaceutica, petrolera, bancaria…) y funciona como estas.
    ¿Hasta cuando vamos a creer que las religiones tienen la doctrina moral que nos guiará a un mundo mejor? Llevamos miles de años con ellas y esto cada vez va a peor.

  2. marisa sáez

    He visto el reportaje de «Repor» que emitio TVE en sun canal 24h y me gustó, creo que hoy lo pasan otra vez por la 1 de TVE.- Me gustó el reportaje sobre Ochagavía, no sé si lo habá visto mucha gente pero puede servir para retomar el tema en el pueblo, que parece que se ha adormecido bastante y no sabemos si el Patronato continúa trabajando el tema, o simplemente deja pasar el tiempo.- Me gustaron los gallegos que luchan por lo que es suyo, con pocos medios parece ser y con una media de edad de 70 años.- Me parecio impresentable y prepotente el Sr. Aizpún del Arzobispado de Pamplona, según él, todo lo que la Iglesia a inmatriculado pertenece al «pueblo de Dios», y anima a los que se consideren agredidos que vayan a los tribunales, se jactaba que ninguno se había presentado porqué sabían que no tenían nada que hacer, ya se sabe, el pueblo se queda con Dios y los jerarcas con su patrimonio.

  3. Roberto Ayúcar

    Y para quien no lo pudo ver en la tele:

    http://www.rtve.es/mediateca/videos/20101214/repor—iglesia-hemos-topado/962994.shtml

    Estaría bien que lo enlacéis desde la página.

    Salud.

  4. A: TXEMI el 13 Diciembre 2010 a las 20:31: Eso que llamas iglesia , solo es una secta más . Puede que sea la mas peligrosa por su poder, poder terrenal . No se ha de olvidar que llevo bajo palio al genocida y, no ha pedido perdón . Su avaricia , creo que es indiscutible , pero su amenaza es constante. Se hace sentir incluso cuando calla. En mi País ,València esta consiguiendo ,mediante el PP propiedades y derechos sobre tierras y enseñanza . Aquí es ,según dicen, el OPUS DEI el que nos chupa la sangre. Montan colegios privados propios con la complicidad del gobierno del PP. Este impide/entorpece la normal construcción de los públicos para favorecer los privados, en especial los de la secta católica y afines. En esta misma pagina he leído los ataques de la prensa ultracatolica derechona contra vuestro movimiento. Es la misma que ataca la democracia , la que acuna la corrupción si le conviene . Son la España profunda y franquista . Como ves ya somos mas contra los demonios con sotana . Saludos

Responder a Roberto Ayúcar Eliminar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

De acuerdo con lo establecido por el REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (RGPD), el usuario queda informado y presta su consentimiento a la incorporación de sus datos a un fichero del que es responsable Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro – Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma con la finalidad de llevar a cabo los programas contratados, informarle sobre los productos y servicios solicitados, así como el envío de comunicaciones comerciales sobre los mismos. Le informamos también sobre sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición y portabilidad de los datos, que podrá ejercer en info@plataforma-ekimena.org. Los datos personales suministrados no serán cedidos ni comunicados, ni siquiera para su conservación, a terceras personas.